Index Labels

Ya tengo un drone, ¿Y ahora qué hago?

. .
Si después de mucho dudar te has animado a comprar un drone, te contamos lo que nadie se atreve a contar: cómo dar tus primeros pasos con él, así como cuál es la senda a seguir para convertirte en un gran piloto.

La definición más habitual de drone lo describe como un “vehículo aéreo tripulado remotamente”, es decir, lo que viene siendo un avión o helicóptero teledirigido de toda la vida. Últimamente también se aplica el término a los quad-copter, un tipo de helicóptero teledirigido con cuatro hélices que destaca por la estabilidad en vuelo y su facilidad de uso.

¿Estás listo para comenzar a disfrutar del vuelo? Pues abróchate el cinturón y ármate de paciencia porque el proceso de aprendizaje es muy similar al de aprender a andar, tendrás que andar a trompicones, caerte, chocarte y pasar horas practicando para llegar a dominar e interiorizar los controles de tu drone.

Primeros pasos con tu drone: antes de volar

Partimos del hecho de que ya tienes un drone tipo quad-copter de los que cada día vemos más por la calle. El primer paso a seguir no es montarlo y volar a no ser que quieras tener que ir a la tienda a comprar otro y/o sustituir o arreglar en casa lo que por el camino se haya roto.

Cada quad-copter es un mundo, los hay con cuatro hélices dispuestas en cruz o en equis, la dirección de giro de cada hélice varía e incluso hay quad-copters con sistema FPV (First Person View) que transmiten vídeo y nos permiten ver a cada momento como si estuviésemos dentro del mismo. Nosotros vamos a intentar centrarnos en los primeros pasos comunes para todos sin entrar en funcionalidades avanzadas como esas.


El primer paso es echar un ojo al manual. Suena tonto, pero en este caso es más que recomendable. Nos dará una idea de los minutos de vuelo y de cómo funcionan los controles. No todos los quad-copter se controlan igual aunque sí que lo hacen de manera muy parecida. De hecho, hay algunos drones que permiten cambiar en el control remoto el sistema de control.

No todos los drones se controlan igual


El segundo paso sería comprobar que todo está bien ajustado, tornillería apretada y no hay holguras extrañas en el dispositivo. La batería y su comprobación y carga sería el siguiente paso, siendo recomendable cargarla entera y comprobar que no está hinchada.

Seguimos comprobando que los motores giran libremente moviendo las hélices con la mano, hay algunos drones que requieren montar las hélices. Tras hacerlo si es preciso, se comprueba el sentido de giro. Las hélices van emparejadas de dos en dos en cuanto a sentido de giro. Sitúa el drone en una superficie lisa y firme, enciéndelo y prueba a dar algo de motor sin que se levante del suelo, pasa la mano con cuidado por encima de cada hélice y observa que el aire fluya hacia abajo y no sea impulsado hacia tu mano.

Últimos consejos antes de empezar a volar: el sistema de control del drone se basa en un receptor en el drone y en un emisor en el control remoto, no empieces un vuelo con carga baja en ninguno de los dos porque podría perderse el control del drone.
Primer vuelo

En la mayoría de situaciones comenzar a pilotar un drone es comparable en muchos aspectos a empezar a andar o montar en bicicleta. Una de las preguntas más comunes es dónde realizar los primeros vuelos para ir cogiendo soltura con los controles. La mejor recomendación es salir a la calle, a una explanada grande, si no hace viento o bien en un garaje vacío con gran distancia hasta las paredes. Aunque en un principio el salón o una habitación parezcan buena idea, es recomendable no “encerrarse” tanto de momento.

Otras recomendaciones habituales subrayan volarlo por la mañana, cuando el sol no te puede dar en la cara, y hacerlo sin distracciones; es decir, sin escuchar música o evitando que las notificaciones del móvil hagan perder la concentración en lo que se debe realmente estar.

Seguramente en algún momento de tu vida hayas jugado a un juego de coches en móvil, ordenador e incluso hayas pilotado un coche teledirigido. Los controles para este tipo de vehículo son sencillos, ya que tan sólo tenemos que acelerar o frenar (marcha atrás) y girar a izquierda o derecha. En un drone tenemos cuatro tipos de movimientos y no sólo esos dos.

Podemos controlar la subida y bajada en altura, lo que denominaremos dar gas/dar motor, y luego en ese plano de altura podemos controlar el movimiento hacia delante/detrás y girar a izquierda o derecha como si fuese un coche, pero además podemos desplazarnos lateralmente a izquierda o derecha.

Eso sí, importante: el primer vuelo requiere un ajuste antes de volar como tal. Hay que calibrar los controles, ya que es posible que, si das motor, veas que el drone en lugar de solo subir hacia arriba también se desplace en alguna dirección, o gire sobre sí mismo.


Para ello, están las palanquitas pequeñas de trim en el mando a distancia, como mostramos a continuación. Esas palancas sirven para corregir ese movimiento. Si vemos que el drone al dar motor se mueve ligeramente hacia adelante, tendremos que mover la palanquita hacia detrás hasta que quede estático, y así con cualquiera de los tres movimientos.

Y ahora sí, ya estamos listos para despegar. El primer movimiento que debes hacer es dar motor y elevar el drone a una altura mínima mayor al doble del diámetro de las hélices para evitar el efecto suelo (produce perturbaciones a la hora de volar).



Es el momento de probar por separado cada control e interiorizar qué hace cada uno. La idea básica es hacer uso de la experiencia del control remoto de coche, y avanzar o retroceder y girar en ese plano. Una vez que tengamos asumido cuál es la parte delantera del drone (algunos tienen luces de un color, otros hélices de distinto color) y la sensibilidad de los controles, solo resta empezar a jugar también con los controles laterales. En el siguiente vídeo se pueden ver los controles y lo que provocan en el quad-copter.

La idea general del primer vuelo es mantenerte frío, disfrutar, hacer las cosas con calma e interiorizar los controles de uno en uno para finalmente empezar a pilotar combinando movimientos. Este último paso requerirá varios vuelos según la persona, no te desesperes, no aprendimos a andar o montar en bicicleta en 10 minutos.

La autonomía de los drones depende del modelo pero podríamos decir que alrededor 10 minutos es un tiempo bastante común. Así que estate pendiente del tiempo de vuelo y la autonomía las primeras veces, siendo recomendable poner una alarma o cuenta atrás en el móvil para evitar sorpresas. Es preferible ser precavido que no encontrarte que estás sin batería y el drone pasa a modo de aterrizaje seguro, dejando de hacer caso a tus controles y haciendo un descenso controlado, haya lo que haya debajo (cuidado con lagos, piscinas o carreteras).

Llegó la hora del aterrizaje y este es uno de los momentos clave y que más nerviosos suele poner al piloto. La idea final es aterrizar suavemente, pero, para la primera vez, te recomendamos que vayas bajando motor (bajando en altura) hasta que estés cerca de un palmo del suelo y ya se note dicho efecto suelo. Ahí desde esa altura estas primeras veces es mejor “tirar el drone” al suelo, cortar suavemente gas hasta que tengas soltura con los controles.¿Y ahora qué? Práctica, práctica y más práctica

Pues nos duela o no, los drones tienen una autonomía limitada, así que tendrás que volver a cargar la batería. Tras ello, podrás volver a despegar e ir acumulando horas y horas de práctica. Nadie nace sabiendo correr y, antes de hacerlo, primero gateamos, luego andamos y finalmente echamos a correr. Es un proceso natural de aprendizaje y lo mismo pasa con los drones.

Como consejo final, solo podemos recomendarte que vueles, que te diviertas y que vayas poco a poco y con paciencia marcándote objetivos más complicados. Si te marcas de primeras dar la vuelta entre dos columnas haciendo un dibujo de un cero en planta y todavía no tienes asimilados los controles, malo. Lo siguiente, una vez esté dominado, podría ser hacer un 8 entre las columnas y así ir in crescendo.

¿Te chocarás? La respuesta es seguramente sí, pero lo mismo que te caes con la bicicleta las primeras veces o al igual que ves a un nene que aprende andar chocarse con algo o simplemente caerse.

Está claro que no todo el mundo aprende al mismo ritmo. No todo el mundo tiene la misma capacidad de percepción espacial, ni tampoco tenemos la misma destreza o coordinación óculo-manual, pero sí que podemos afirmar que, con un poco de práctica, se pueden hacer cosas tan impresionantes como éstas.


También queremos comentar que es importante tener cuidado con el entorno, ya que no solo somos nosotros los que podemos chocarnos contra algo al movernos. Sin duda alguna, durante tu toma de contacto, evita estar cerca de animales o personas e intenta estar en un entorno lo más controlado posible.



Ánimo, paciencia y feliz vuelo con tu nuevo drone. Y si aún no tienes drone, aquí tienes las claves para elegir el tuyo

Fuente:
elcorteingles.es

Si te gusto este artículo, no olvides darle Like, comentar, y compartir el tus redes sociales.

TecnoInfoRD:
Instagram

También puedes descargar nuestra Aplicación para Android...
Opciones de descarga:
1.- Android Creator: 
http://bit.ly/TecnoInfoRD-App
 2.- MEGA: 
http://bit.ly/TecnoInfoRD-V2

Translate - Traductor

TecnoInfoRD-Radio

----------------------------------------

SUSCRIBETE AL CANAL EN YOUTUBE

TecnoInfoRD en Amazon

Visitantes Totales

Noticias Anteriores

Entrada destacada

Noticias sobre el nuevo Samsung Galaxy S8

TecnoInfoRD en Ivoox

TecnoInfoRD - RSS

TecnoInfoRD - YouTube

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más